¿COMO CUIDAR LA JOYERIA? 4 REGLAS UNIVERSALES

¿Quieres que tu joyería luzca como nueva durante años? Es hora de aprender a cuidar tus piezas favoritas.

Invertir en joyería de alta calidad siempre vale la pena económicamente. Seguramente, cada pieza de tu colección tiene una historia distinta. Algunas piezas las recibiste como regalo y te recordarán para siempre los días especiales de tu vida, algunas piezas heredaste de tu mamá o abuela, y otras que guardaste o te recompensaste a ti misma. No importa qué historia cuente tu joyería, estas son piezas valiosas que son queridas y merecen cuidado. Con el cuidado adecuado, se le asegura el estatus de "reliquias" familiares.

Te traemos algunas recomendaciones para el cuidado de la joyería elaborada en plata, oro y otros materiales:

Limpia las joyas con regularidad

Con el tiempo, cualquier metal puede desvanecerse y perder su brillo, por lo que se recomienda limpiar regularmente las joyas plateadas y doradas con franela seca, gamuza o paño suave para restaurar el brillo.

Evita el contacto con productos domésticos y cosméticos

Cuando los productos cosméticos y los detergentes domésticos entran en contacto con la joyería, pueden producirse manchas y daños en la superficie metálica debido a la oxidación. Es probable que suceda lo mismo con la interacción prolongada con lociones de protección solar, perfumes y otros productos cosméticos.

Cuida adecuadamente la joyería de perlas y piedras naturales

La joyería de perlas y piedras naturales se almacena mejor evitando la luz solar directa, ya que esto mantendrá el color y el brillo. Aparte de la radiación ultravioleta, el agua de mar las puede dañar. Cuando vas a la playa, deja tu joyería en una caja fuerte en una habitación de hotel o en casa.

Guarda la joyería en cajas designadas

Es mejor guardar la joyería en los paquetes individuales en los que se compraron o en cajas y estuches especiales para joyas. Estas cajas suelen contener compartimentos separados para piezas específicas. Los pendientes se insertan en orificios especialmente provistos, los anillos se ensartan entre compartimentos blandos y las cadenas se colocan en bolsillos especiales para evitar que se doblen y se enreden.